RECUPERANDO EL REPERTORIO

FICHA DEL CONCIERTO

Sinfónica Ciudad de Zaragoza. Coro Sinfónico de la Federación de coros de Navarra. M. de los LLanos, soprano, E. Ruiz, mezzo, M. Gómez Ruiz, tenor. I. Yeregui, bajo. J. A. Huarte, director del coro. J.L. Martínez, director. Obras de Hilarión Eslava.

 

Hablar de historia de la música es hablar de un arte, al igual que el teatro quizás, que solo tiene su sentido pleno si es “puesto en vida” es decir interpretado. Es verdad que todo arte encuentra su sentido pleno en el encuentro con el otro, es decir, es un acto de comunicación. Pero si la pintura o la arquitectura nos proponen un contacto directo entre el espectador y la obra, en música es necesario un mediador, un intérprete que saque de las partituras lo que el artista quiso decir. Esto significa que la música que no es tocada no es plenamente música, es una composición, una partitura y eso hace que haya, quizás mas que en otros artes, posibilidades de descubrir obras maravillosas de otros tiempos que durante siglos han estado perdidas en los archivos. Desde hace ya unas cuantas décadas el mundo de la música antigua ha hecho una importantísima labor de busqueda, reconstrucción y puesta en los escenarios de música maravillosa. La propia Pasion según San Mateo de Bach estuvo durante décadas olvidada en los archivos. Y eso a día de hoy sigue siendo el trabajo de mucha gente, que hace un trabajo callado, pero que al final florece en interpretaciones musicales de obras que tienen mucho que aportar. Por eso, si alguna vez alguien les dice algo del tipo “escuchar la música clásica tiene poco de enriquecedor porque es escuchar siempre la misma música del pasado” pueden argumentarles al menos de tres formas básicas: Primero: Esa música es maravillosa y cada vez aporta una riqueza intelectual impresionante (quien negaría esto de la novena de Beethoven por ejemplo), Segundo: hay compositores actuales que componen hoy desde lo academico y aportan nuevas músicas que el tiempo pondrá en su lugar y tercero: sigue existiendo todavia todo un amplísimo repertorio por redescubrir y disfrutar de los siglos pasados de la historia de la música.

Nuestro concierto de esta semana va justo en esa línea. Esta muy bien oir el repertorio mas conocido pero por suerte la historia de la música va mucho mas alla. En un ciclo como este de Introducción a la Música es muy importante que suenen las obras conocidas pero no menos importante es dar un paso más allá que es el paso que todo melómano va dando en su trayectoria, es decir, ir poco a poco descubriendo nuevas obras y aprendiendo a disfrutarlas y así es como cada vez se goza más con la música y les aseguro que por años que lleve uno oyendo música siempre descubres compositores y obras nuevas que nos aportan alegría y nuevo disfrute, seguramente este concierto será una de esas ocasiones.

Pero por otro lado tampoco está mal mirar atrás en otro sentido, es decir en recuperar la música española que se toca bastante poco. Si bien es verdad que el movimiento filológico ha recuperado e incorporado parte del repertorio barroco español podemos decir que tras el barroco y prácticamente hasta el S.XX la música española que se interpreta es escasa o nula con gloriosas excepciones como las de Arriaga o Sarasate por poner dos ejemplos. Ante esta ausencia uno se pregunta ¿Es posible que no haya un repertorio interesante en un país como España durante tantas décadas? La respuesta obvia es que no, y como ya se ha visto en años anteriores la obra de Hilarión Eslava, por ejemplo, es una música mas que agradable, de fuerte inspiración y profundamente personal.

En la edición de 2015 llegó a Zaragoza la obra mas popular de Eslava en una nueva edición crítica, en 2017 se recuperó su Misa de difuntos que dejó entre los asistentes al concierto la sensación de tener un Requiem romántico español que vale la pena disfrutar por su efectividad y la fuerza de su composición. Este año se recuperan dos obras más y se cierra la trilogía emprendida por la Federación de coros de Navarra y la Sinfónica Ciudad de Zaragoza de recuperación de este repertorio.

HILARION ESLAVA: UN MÚSICO DE SU TIEMPO

Hilarión Eslava es la prueba de que España estaba desde el punto de vista musical, absolutamente al día de lo que se movía musicalmente en Europa, era un país periférico, si pero no ajeno a todo el romanticismo musical y desde luego no ajeno especialmente a todo lo que venia de Italia. Nacio en Burlada, Navarra el 21 de octubre de 1807 y murió en Madrid el 23 de julio de 1878 y fue un compositor y musicólogo español del siglo XIX, gran defensor de la ópera española. Fue niño de coro y violinista de la Catedral de Pamplona. Estudió órgano, violín y piano con Julián Prieto, y composición con Francisco Secanilla. En 1828 fue maestro de capilla de la Catedral de El Burgo de Osma; se traslada a Sevilla, donde se ordena sacerdote y figura como maestro de la Real Capilla. Durante su estancia en Sevilla estrenó algunas obras de carácter secular.

En 1844 viaja a Madrid donde es también maestro de capilla de la Capilla Real de Madrid. En 1854 es nombrado profesor de composición del Conservatorio de Madrid, centro que once años más tarde pasó a dirigir. Fue fundador, junto con Arrieta, Gaztambide y Barbieri, del grupo La España Musical, dedicado a defender la ópera española. Sus obras denotan la influencia italiana y está considerado uno de los pocos auténticos músicos románticos españoles.

Entre su basta obra se encuentran tres óperas: Il Solitario (1841), Las treguas de Tolemaida (1842) y Pietro il Crudele (1843),1 algunas obras sinfónicas (Sinfonía fantástica, la cantata La guerra de África,…), y más de 140 composiciones religiosas entre las que hay, entre otras muchas piezas, ocho Misas, Oficio de difuntos, Te Deum, varios motetes, catorce Lamentaciones, seis Salve Regina, una de las cuales se canta todos los años el sábado previo al 26 de julio en Tudela, en honor de Santa Ana, y tres Stabat Mater. Una de sus obras más conocidas es El Miserere de Sevilla y el Miserere de Jerez que aún se interpretan anualmente el Sábado de Pasión.

Es autor de “Lira Sacro hispana” (1869), antología en siete volúmenes de la música religiosa española de los siglos XV y XVI. Así mismo, fue autor de obras de carácter pedagógico, como su “Método de Solfeo” (1846) [1], que ha sido utilizado durante más de un siglo como material de enseñanza, “Método completo de solfeo sin acompañamiento” [2], “Tratado tercero de la melodía y discurso musical” (1871) [3], “La Escuela completa de armonía y composición”, etc. Su sepultura se encuentra en el cementerio de su localidad natal, es obra de Mariano Benlliure.

En este concierto oiremos dos obras que son de nuevo dos recuperaciones realizadas por José Antonio Huarte, director del coro de la Federación Navarra de coros. Se trata de nuevo de dos obras que son una auténtica recuperación que sonarán en este concierto por primera vez no sólo en Zaragoza sino en mas de un siglo en ningún lugar. Nos remitimos ya a lo que nos cuenta José Antonio Huarte:

La SINFONIA FANTASTICA Escrita en 1842 para la apertura del Salón de Mascaras del Circo de Madrid. Obra desconocida, consta de un solo tiempo con temas interesantes y bien definidos. Como es propio en este compositor sus modulaciones, cambios modales y tonales y su desarrollo, resumen el buen hacer musical de Eslava. En resumen, un trabajo importante de nuestro compositor, muy inspirado y magníficamente trabajado.

El OFFICIUM DEFUNCTORUM  es una obra de gran importancia que figura en el catálogo de Eslava como posterior a 1844 junto con su misa de Réquiem, compuestas ambas posiblemente hacia el año 1861. Don Leocadio Hernández Ascunce en el estudio bibliográfico anota que durante 50 años ha sido esta partitura, junto con la misa de Réquiem, obligada en las grandes solemnidades de la iglesia y de la realeza española.
Al mismo tiempo José Luis Ansorena, director de Musikaste, en su biografía de Eslava dice: “Alfonso XII en enero de 1878 contrajo matrimonio con su prima la Infanta María de las Mercedes de Orleans y Borbón. A los cinco meses fallecía la joven e infortunada Reina el 26 de junio. Eslava apenas tenía energía para mantenerse en pie. Sin embargo su afecto y fidelidad a la Real Familia le exigían estar en su puesto de Maestro Director de la Capilla. A pesar de todo dirigió su música en las Reales Pompas Fúnebres”. Según Ansorena, lógicamente se interpretó por instrumentistas y cantores de reconocida reputación el Oficio de Difuntos y la Gran Misa en el funeral del Maestro Hilarión Eslava.
El trabajo de revisión musicológica de la partitura actual (120 páginas), partichelas del coro y orquesta ha sido muy laborioso. Se trata de una partitura impresa en el siglo XIX, cuyo original se conserva en el Conservatorio Superior de Madrid con número de archivo 1.269/99 firmada por el autor y el sello propio. El trabajo de transcripción se ha realizado de la editada en la colección Lira Sacro Hispana. La cual posee una grafía muy poco clara, con un orgánico en la orquesta diferente a la actual.  Hilarión Eslava es una gloria para España, pero muy olvidado en los programas de conciertos. En su catálogo de música profana figura tres óperas, 4 sinfonías, 2 cuartetos para instrumentos de cuerdas, además de otras obras menores. Posiblemente será necesario para interpretarlas hacer una transcripción como la realizada para el Oficio de Difuntos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s