LA MÚSICA DEL PUEBLO

FICHA DEL CONCIERTO.

Monserrat Martí, soprano, Beatriz Gimeno, mezzo, Nacho del Rio, tenor. Miguel Ángel Tapia, piano, Coro Amici Musicae del Auditorio de Zaragoza, Elena Ruiz y Javier Garcés, directores. Arias, dúos y coros de ópera, romanzas, dúos y coros de zarzuela.

No nos cansaremos de decir que la ópera y la zarzuela (mas aun si cabe) son músicas del pueblo, que cuando se presentan en formatos como los que disfrutaremos en este concierto nos acercan melodías populares fruto del buen hacer de grandes compositores que escribieron sobre historias que llegaban a la gente, que tenían esa capacidad tan especial de emocionar que tiene la ópera… La ópera hace que amemos a Carmen y suframos por ella, la ópera hace que Violetta nos parezca la chica mas adorable y delicada, la ópera hace que nos traslademos al oriente con Lakmé, que vivamos la alegría del primer amor de Julieta o la esperanza de Nemorino cuando ve la famosa Lagrima furtiva en los ojos de Adina. Ese es el objetivo de este concierto, disfrutar de estas melodias, oidas una y mil veces que tantas veces acabamos tarareando incluso sin darnos cuenta y oirlas por unas voces estupendas, muy nuestras además de nuestro coro.

El concierto comenzará con un auténtico hit, la Habanera de Carmen, como anticipo de la ópera entera que disfrutaremos en marzo. Pocas arias como esta suponen una carte de presentación del personaje… Carmen se nos presenta como esa mujer de rompe y rasga que es, sensual sí, pero dueña de su destino y libre por encima de todo y lo hace con ese sugerente ritmo de ida y vuelta que es la habanera.

Tras ella iremos a La Traviata para conocer al personaje de Alfredo, que ha conquistado a Violetta, a esa “Traviata” a la que él ha llevado a la tranquilidad del campo, con ella vive tranquilo y feliz y es lo que nos cuenta en esa aria, nos dice literalmente que viva casi en el cielo en la que es una de las mas delicadas arias verdianas que exige una linea de canto impulota.

Esto ha sido en italiano pero volvemos al francés (como en Carmen) para oir una de las arias mas bellas del genial compositor Chrles Gounod. Sobre Romeo y Julieta se ha escrito mucha música y entre otras esta gran ópera francesa que nos narra el amor desesperado de los amantes de Verona. El aria que oiremos “Je veux vivre” es todo un vals que nos hace ver a Julieta loca y esperanzada por ese amor que casi le hace bailar.

Despues tendremos una casi primicia, una pieza que suena menos y que cantará nuestro coro Amici Musicae. Nos vamos a una de las últimas óperas buffas, óperas cómicas Don Pasquale que junto L’Elisir d’Amore de la que luego tendremos un ejemplo también son las dos grandes ópera cómicas de este autor de grandes dramones. En este caso, la comedia trata de la vieja historia de lo ridículo que puede llegar a ser un hombre mayor que corteja a una jovencilla y aqui oiremos a los sirvientes que se quejan del temendo ajetreo al que le lleva la peculiar pareja, del viejo Don Pasquale y la caprichosa y lista Norina pero a la vez se regocijan de lo mucho que se divierten viendo semejante historia.

De esta comedia italiana nos iremos nada mas y nada menos que a la exótica India, donde se desarrolla la ópera Lakmé de Leo Delibes. La belleza del duo, que se ha hecho muy popular gracias al cine y la publicidad recoge el momento sencillísimo en que Lakmé y su criada Malika van junto a un rio a recoger flores; ya verán cuanta belleza para un momento tan sencillo.

De allí volveremos a la ópera italiana en concreto al último de sus grandes compositores, el gran Giacomo Puccini y a una de las historias mas tristes y mas románticas jamás contadas, la de los amores de los artistas en el Paris Bohemio. De Boheme oiremos dos números, primero un momento flechazo… el final del primer acto en que Mimi y Rodolfo se declaran su amor incondicional pocos minutos despues de conocerse un una heladora buhardilla parisina la tarde no nochebuena… un par de piezas mas tarde nos iremos al acto segundo con la entrada de la coquetta Musetta que a ritmo de vals seduce a toda la concurrencia con no poca picardía.

No faltará otra de las arias mas delicadas de la otra ópera cçomica de Donizetti, hablamos de la famosa Furtiva Lagrima, piedra de toque para cualquier tenor lírico. Muchas veces se ve como un aria triste y no lo es… Nemorino ha visto una lagrima en la cara de Adina y con esa lagrima deduce que Adina ya no va a jugar mas con él y que la ama… el final feliz se avecina.

Tras ello volveremos a la ópera francesa para conocer a una mujer tan malvada como finalmente enamorada. Dalila que seduce al poderoso Sansón para arrebatarle su poder y lo hace con unas armas de seducción como esta aria, una de las mas seductoras del repertorio que nos consta que Beatriz Gimeno adora, y se nota en como la canta.

La primera parte acabará volviendo a La Traviata para oir su momento mas famoso; si antes hemos oido a Alfredo en su paraiso de amor aqui le oiremos junto a Violetta, junto a esa Traviata en el momento en el que se conocen y cantan a la vida ligera sin las preocupaciones del amor.

DE LO CASTIZO A LO EUROPEO

En otras entradas de este blog hemos hablado largo y tendido de los orígenes y la historia de la zarzuela. En todo caso antes de comentar brevemente la segunda parte del programa si que queremos reivindicar la zarzuela como música que merece toda la consideración y por lo tanto que merece versiones dignas y que se pueda acceder a sus partituras sin que ciertas burocracías engorden sus bolsillos y limiten sus interpretaciones.

Empezaremos por el coro que casi da inicio a una de las zarzuelas mas castizas, que nos acercan al Madrid de los chulapos, nos iremos a la Romeria de San Eugenio donde los lugareños cantan eso de  “Dicen que en el Pardo”.

De allí nos iremos a toda una aria brillante en forma de polonesa. Un género muy habitual era el del teatro dentro del teatro, la ópera dentro de la zarzuela y en este caso nos encontramos con una aspirante a cantante que para deleitar al público canta esa famosa “me llaman la primorosa” que al final es una de las arias españolas mas brillantes para soprano.

Despues volveremos a otra de las zarzuelas castizas por excelencia, La Chulapona, y decimos que es castiza por temática porque en este caso la música es de un gran aliento lírico, llegando a momentos de intenso dramatismo, gracias a un gran libreto, repleto de situaciones musicales y de gran calidad literaria y como ejemplo esta imponente romanza para tenor que es “tienes razón amigo”

Y de ese casticismo iremos a otro tipo de zarzuela que sin renunciar a lo español ponía la vista en la opereta y en los salones y teatros europeos. En este caso la excusa son las bondades de uno de los grandes vinos de la región de Burdeos, el famoso Chateau Margaux que alegra mucho a quienes lo toman, en este caso a la protagonista Doña Angelita, que algo achispada, nos canta todo un vals, nada mas y nada menos.

Y despues llegará el momento de un coro comico, que tiene especial gracia. El rey que rabió es una pieza bien pecular pues se mueve entre el cuento moralizante y lasatira política digna del humor absurdo mas desparramante. Aqui oiremos un coro de doctores, o veterinarios que intentan saber si el perro que ha mordido al rey tiene la rabia o no, pongamos un poquito de la letra:

Juzgando por los síntomas
que tiene el animal,
bien puede estar hidrófobo,
bien puede no lo estar,
y afirma el gran Hipócrates
que el perro en caso tal
suele ladrar muchísimo
o suele no ladrar.

Llegan a la brillante conclusión de que el perro puede tener la rabia… o no.

De allí nos iremos a una de las romanzas más líricas del repertorio de zarzuela. A principios del siglo XX como hemos dicho ya no gustaba solo lo castizo sino que se admiraban las operetas que llegaban de París y Viena y en la Canción del Olvido el maestro José Serrano creó melodías románticas de una gran belleza, quizás la mas bella, la romanza que escucharemos, la famosa canción “Marinela” que es la cancion del olvido que da título a la zarzuela.

Y despues volveremos al Barberillo de Lavapies para conocer a sus protagonistas, Paloma y el barberillo en cuestión, Lamparillas, que nos cantan un duo la mar de castizo y español hasta la medula, uno de los duos favoritos de la historia de la zarzuela, aqui el casticismo tiene uno de sus logros mas acertados.

Y de Lavapies nos iremos a Murcia para oir un fragmento de la zarzuela de ambiente murciano mas famosa, La Alegría de la Huerta, de Federico Chueca, y si antes hemos oido un coro masculino justo ahora oiremos un coro femenino, el coro de beatas que cuentan con que humildad escuchan los sermones del padre José y como hacen su puchero con chorizo y coliflor… para mi que la cosa va con cierta retranca.

Despues oiremos otra de esas maravillosas romanzas como es ese’De España vengo’ de El niño judio, no puedo aqui por menos que recordar a la mejor soprano de zarzuela de la historia, la mas grande sin duda en este repertorio, nuestra paisana Pilar Lorengar. Curiosamente a pesar del nombre de la romanza, la acción del segundo acto en que se canta esta romanza se desarrolla nada mas y nada menos que en La India (aunque parte del acto primero se desarrolla en Alepo). El caso es que este canto de nostalgia es casi un himno alegre. No nos resistimos a poner aqui la grabación de esta romanza en el festival de Salzburgo de 1985 donde Pilar Lorengar emocionó al público mas exigente de Europa.

Y casi para acabar nos vamos del casticismo madrileño al andaluz, para oir uno de los temas mas famosos de la zarzuela. La obra,  que en realidad formalmente es una ópera dividida en tres actos, se desarrolla en Andalucía y trata de la rivalidad entre un torero, Rafael Ruiz, y un bandolero, Juanillo —el “Gato Montés”— por el amor de la gitana Soleá. Aqui oiremos el duo entre Soleá y Rafaelillo que es famoso porque contiene uno de los pasodobles mas conocidos.

Y un año mas terminará el concierto el famoso concertante de Katiuska. Un concertante es una pieza colectiva, normalmente al final de una escena en la que se desarrolla un momento de tensión o un encuentro… quizás en ópera los mas famosos pueden ser el concertante en sexteto de Lucia di Lamermoor o el del acto segundo de Traviata. Pues bien, me atrevo a decir que Sorozabal ralló a una altura parecida y bebió de la gran ópera para esta pieza tan maravillosa, ejemplo de melodía insertada a la perfección en el momento dramático adecuado.

Esta pieza ha sido reconocida como uno de losmomentos cumbres de nuestro repertorio lírico nacional, y aquí no podemos de nuevo por menos que dejar un recuerdo a la versión de Katiuska de nuestra inmensa Pilar Lorengar con el no menos grande Alfredo Kraus.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s