A VUELTAS CON EL GRAN REPERTORIO (Y UN TOQUE DE INNOVACIÓN)

FICHA DEL CONCIERTO.

Alon Goldstein, piano. Obras de Beethoven, Liszt, Schubert, Dorman, Ravel y Ginastera. XVII Ciclo de Grandes Intérpretes Pilar Bayona, lunes 27 de octubre 2014

Se nota el peso que supone presentarse en Zaragoza a los grandes pianistas porque al final ninguno quiere renunciar a enfrentarse a piezas de las que marcan claramente que un pianista es un gran artista y está maduro para afrontarlas. Suponemos que el programa de toda la gira del pianista Goldtein tiene un programa similar pero también se nota ese no querer renunciar a grandes obras, a esas en las que todos los aficionados vamos sin duda a comparar con esas versiones ideales que todos tenemos en nuestra memoria y en nuestra discoteca. Eso si, Goldstein va un punto más allá y junto a obras muy conocidas de Beethoven, Schubert o Liszt se da un paseo por el piano argentino del S. XX e incluso “osa” a instroducir una obra en el programa escrita hace tan sólo dos años. Sobre el papel tenemos pues un programa arriesgado pero que no dejará indiferente a nadie y este punto de riesgo (muy moderado eso si) se agradece también.

El programa comienza con Beethoven; yo soy de los que no se cansaría de escuchar las sonatas para piano del sordo de Bonn en cada concierto. El corpus de 32 es tan rico, tan variado y de tantísimo nivel musical que tener una de sus sonatas en programa para mi es siempre un plus.

LA SONATA CON NOMBRE MOTIVADO

Hay un buen número de las sonatas para piano de Beethoven que  tienen títulos (auténticos o posteriores), pero la Op. 81a es la única sonata que tiene una inspiración concreta extra-musical: la salida de Viena de su benefactor el Archiduque Rudolph (junto con toda la nobleza y sus séquitos) en previsión de la invasión francesa de la ciudad. A la luz de la situación política, Beethoven estaba comprensiblemente indignado cuando su editor, con un ojo en el mercado internacional, insistió en que ponerle el título  en francés, Les Adieux, en lugar del alemán Lebewohl alemán. En su siguiente sonata (Op. 90)  rechazaría las indicaciones de tempo italianas por considerarlas napoleónicas, y más tarde incluso sustituyó  pianoforte por Hammerklavier.

Beethoven comenzó el primer movimiento de su Sonata en Mi bemol mayor en mayo 1809, justo después de que el archiduque hubiera dejado Viena motivado por el asedio por las fuerzas de Napoleón. Parece ser que compuso durante el sitio escondido en un sótano con una almohada sobre su cabeza para proteger su audición que ya estaba disminuyendo. Los otros dos movimientos fueron escritos en enero de 1810, tras el regreso del archiduque. La dedicatoria publicada indica: “En la partida de su Alteza Imperial, el Archiduque Rudolph con admiración” – a pesar de su dedicatoria en los bocetos indica que la Sonata  está “escrita desde el corazón”.

EL LISZT MÍSTICO Y EL LISZT “ FRÍVOLO”

“Años de peregrinaje” se titula una serie de tres suites para piano, compuestas por Franz Liszt en diferentes períodos de su vida, entre 1835 y 1877. Llevan los números 160, 161 y 163 en el catálogo de obras del compositor húngaro. estas piezas breves poseen un atractivo particular porque muestran el proceso de maduración artística del músico; todo esto ligado a diferentes episodios de su vida y a desplazamientos de particular significación para él mismo. El paso del primer al tercer volumen es especialmente revelador: denota, al final, menos preocupación por el  virtuosismo y más por la introspección, en un marco de mayor experimentación creativa,  dejando ver así un cambio fundamental en la vida y obra de Franz Liszt. Peregrinaje implica viaje. Los viajes a que se ligan estas composiciones los realizó a Suiza e Italia. Los primeros dos volúmenes fueron compuestos cuando Liszt residía en Weimar, ciudad que lo acogió por veinte años. En este concierto oiremos la pieza dedicada al Valle de Obermann, en Suiza, una pieza que se mueve entre la contemplación de la serena naturaleza (cercano pues al Liszt más místico) y la potencia de la misma que escapa al control del hombre. En todo caso una pieza que intenta plamar ese mundo interior rico y cercano al ascetismo del compositor. Por eso contrasta mucho la pieza que cerrará la segunda parte, la Parafrasis sobre Rigoletto de Verdi. Aquí tenemos al Liszt más espectacular que busca y rebusca en los entresijos del piano para sacar todo el brillo posible y en este caso lo logra teniendo como base el cuarteto del tercer acto de Rigoletto, ese famoso “Bella figlia del’amore” que es el último momento de puro bel canto de esta ópera en la que especialmente el tenor debe lucir su canto en la siempre comprometida zona de paso. Sobre este melodía Liszt construye una fantasía de una brillantez espectacular que nos hace recordar la grabación del mítico Jorge Bolet de todas estas piezas de concierto lisztianas basadas en celebres motivos operísticos, aunque entre ellas también se cuela alguna melodía de Schubert el compositor que abrirá la segunda parte.

DE AUSTRIA A ARGENTINA

La segunda parte comienza con Schubert con una de las piezas pertenecientes a una de las cumbres de su obra pianística, los Impromptu op. 90. Schubert es una de las claves para entender la música romántica alemana ya que expresa a la perfección la relación ambivalente que los músicos de este momento histórico tuvieron con la forma. En algunas de sus obras Schubert expresa un respeto por la forma sonata total, y es capaz de desarrollarla con brillantez pero quizás lo que más haya perdurado de su obra es ese gusto por lo libre, por la expresión de una poesía ajena a la exhaltación, que encuentra quizás su máxima expresión en sus ciclos de lieder y en obras como estos impromptus de los que no soy partidario que se toquen por separado, pienso que el opus 90 tiene una unidad poética que de algún modo se rompe en interpretaciones como las que se nos ofrecen en este concierto. Aun así el número 2 que oiremos es una pieza maravillosa per se y una de las más luminosas del ciclo que además supone un interesante ejercicio de digitación para el ejecutante que debe aunar brillantez con no perder ese universo poético tan frágil que Schubert nos ofrece en todo su opus 90.

Y amigos, después viene la sospresa del programa, la inclusión de una obra de reciente composición. Se trata de una obra encargada por la Fundación Stecher & Horowitz en 2012 al compositor Avner Dorman.  Este compositor nacido en Tell Aviv ha logrado que sus obras sean interpretadas por algunas de las mejores orquestas del mundo y es lógico porque su lenguaje no es excesivamente agresivo, se mueve dentro de la tonalidad, y encima sabe hacer que los instrumentistas tengan pasajes de lucimiento personal. Así no nos debe extrañar que la obra concertante tenga un importante papel en su carrera, entre lo que destaca un concierto de Mandolina que maneja con mucha inteligencia elementos provenientes de la música tradicional. Su lenguaje pianístico es aun si cabe más tradicional hasta el punto que su primera sonata recibe el nombre de “clásica”. Las piezas que escucharemos hoy son dignas de quienes las ha encargado, es decir, se mueven en un lenguaje rítmico muy potente que desde luego propicía el lucimiento para el intérprete lo que ha provocado que sean incluidas en programas de importantes concursos pianísitcos.

Y a partir de ahí el programa parece dar un giro pregresivo a distintas poesías. Empieza esta parte final cargada de evocaciones con uno de los números de Miroirs de Ravel. Aquí la sutileza de la evocación del francés nos lleva a ver un barco sobre el océano que se balancea suavemente.. el mar es siempre igual y siempre diferente y es probablemente eso lo que podemos ver en esta fascinante pieza de Ravel que nos muestra la grandeza del océano en una pieza que requiere un toque ensoñador y sutil para lograr ese intrincado juego de colores que como tantas veces marca la música de Ravel.

Y para terminar cruzamos el charco. Alberto Ginastera nació en Buenos Aires  en 1916 de padre catalán y madre italiana y estudió en el Conservatorio Williams de esa ciudad hasta su graduación en 1938. Posteriormente viajó a Estados Unidos, donde conoció a Aaron Copland y asistió a sus clases en Tanglewood. Una vez completada su formación, combinó su labor compositiva con la creación de diversos conservatorios y facultades de música en Argentina y la docencia en todas ellas, convirtiéndose tanto en el compositor más importante de la música argentina como en una figura clave para el desarrollo de la enseñanza musical en su país. Entre sus alumnos estuvo el célebre bandoneonista y compositor Astor Piazzolla.

La música de Ginastera combina un profundo interés por la música popular argentina con la búsqueda de nuevas técnicas de expresión musical, cada vez más radicales. En sus últimos años, él mismo agrupó su música en tres períodos:

-Nacionalismo objetivo, en el que compone siguiendo los patrones de la música popular argentina, citando incluso ciertos pasajes ya existentes.

-Nacionalismo subjetivo, en el que la influencia de la música popular está presente pero se integra en esquemas mucho más libres, sin citas literales.

-Neo-expresionismo, en el que no se olvida el elemento popular, pero se combina con técnicas de vanguardia como la politonalidad o el uso de micro-intervalos.

La distinción entre estos tres períodos no es clara, pues elementos del tercer período ya estaban presentes en sus primeras composiciones y se pueden encontrar citas objetivas incluso en sus composiciones más vanguardistas. No obstante la obra que escucharemos es claramente de la primera etapa y su carácter nacionalista está mas que claro, no obstante hablamos de un músico refinado, de gran escuela y que por lo tanto escribe para el piano con altas dosis de elegancia; hablamos de música popular argentina, está claro, pero pasada por el tamiz de un gran compositor que la hará apta tanto como música de salón como música de concierto y supondrá un interesante cierre para este peculiar programa de hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s