RABIOSAMENTE ACTUAL

FICHA DEL CONCIERTO

Banda Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón. Mariano García, saxo soprano. Miquel Rodrigo, director. Obras de Swerts, Mackey, Moncayo y Ferrán. XXXIV Ciclo de Introducción a la Música. Domingo 23 de marzo.

Este domingo volvemos a tener en el ciclo de Introducción a la Música un nuevo programa dedicado a la música de banda y de nuevo el repertorio que se nos presenta es de rabiosa actualidad, escrito hace muy pocos años y no por eso inaccesible sino todo lo contrario. Es curioso como la música para banda, quizás por su origen tan pegado a lo popular, ha sabido mantener la creación permanente de un repertorio tan actual como accesible para el público y buena prueba es este concierto. Y también como preámbulo de este concierto hay que destacar el grandísimo lujo que la banda sinfónica del Conservatorio Superior supone para nuestra ciudad. El trabajo de Miquel Rodrigo ha consolidado una gran banda de primer nivel capaz de sorprender con una inmensa interpretación de una adaptación para vientos de La Consagración de la Primavera para luego en los bises rescatar joyas del repertorio aragonés a ritmo de jota; prueba de este nivel es que uno de los grandes de la composición para banda a nivel mundial como Ferrer Ferran quiere que sus obras sean grabadas por esta banda y de nuevo va a ser así con la obra que cierra este programa; por cierto este dato hace que las grabaciones de la banda del CSMA tengan distribución mundial y estén en plataformas tan importantes como Itunes.

El programa se abre con una obertura, originalmente escrita para dos pianos y que luego el propio compositor adaptó para banda; desde luego el título de la obra no puede ser más apropiado para la fecha de este concierto que nos anuncia la llegada de la primavera y que queda poco para el final del ciclo. Piet Swerts su compositor es un ejemplo clásico de compositor de los países bajos, con una versatilidad tremenda que le ha hecho componer desde una pieza como esta que vamos a oir, claramente ligera, a una pasión para solistas, coro y gran orquesta. Curiosamente tiene el compositor una destacada carrera como director, que le ha hehco trabajar entre otras con la Orquesta Simón Bolivar de Venezuela, curiosa esta conexión de la música de banda con los sistemas pedagógicos que mas resultados sociales y musicales han dado en el mundo en las últimas décadas. De la obra decimos que el tono desenfadado perfectamente nos puede describir una mañana primaveral como esta, todo parece renacer y la alegría se escapa por las costuras de la realidad.

EL SAXO UN CONOCIDO  “MA NON TROPPO”

Yo creo que casi cualquier aficionado sabe reconocer un saxofón, pero si hiciéramos una encuesta entre los propios asistentes al ciclo seguro que muchos cometerían un error habitual que es situarlo en la familia del viento metal cuando se trata de una instrumento de viento madera y si ya entráramos en las distintas voces de la familia, seguro que la gente aun se confundía más, a este respecto decir que en este concierto escucharemos el saxo soprano, uno de los mas agudos de la familia como su propio nombre indica y que en ocasiones tiene la forma curva que todos asociamos a un saxo pero en la mayoría de los casos es recto con lo cual sobre el papel sería hasta difícil de identificar como tal salvo por su sonido, por otro lado no del todo alejado del sonido del clarinete.

Pero antes de hablar de la obra déjenme que dedique unas líneas a hablar de su interprete, Mariano García es otro de esos profesores “marca CSMA”, es decir marca Conservatorio Superior de Música de Aragón, es decir, un gran artista de su instrumento, capaz de demostrarlo con el repertorio más difícil como hará en este concierto, pero a la vez es un grandísimo profesor de saxo y ha convertido a nuestra capital en polo de atracción para los mejores saxofonistas de toda España que vienen a formarse en Zaragoza y la mejor prueba es que muchos de ellos andan ya desarrollando sus carreras por Europa, como ejemplo de lo dicho basta con recordar el primer concierto de este ciclo, el de la Joven Orquesta Nacional y decir que el solista de saxo en el Bolero de Ravel fue un alumno de Mariano, Pablo León; por todo ello es un justo reconocimiento a la tarea de este profesor que en este concierto lo podamos escuchar en un concierto de un gran virtuosismo como es el de Mackey.

Damos la palabra al propio compositor en las notas que el indica en su web. “Para mí, el saxofón es un tipo de instrumento híbrido , es esencialmente un instrumento de metal con una caña de viento madera en su embocadura. En vez de válvulas, como tienen los metales, el saxo tiene teclas como un viento de madera . (Muchos saxofonistas incluso compaginan sin esfuerzo el saxo con un instrumento de viento de madera como el clarinete en el mismo concierto .) Por lo tanto , tenemos un instrumento hecho de tres materiales : fieltro ( las yemas de las teclas ) , metal (el cuerpo) , y la madera ( la caña ) . Curiosamente , todos los instrumentos de la banda se puede situar en una (o más) de estas “categorías ” que lleva en sí el saxo. La sección de metales es de metal , el arpa es de metal y madera , la sección de viento tiene llaves metálicas, y así sucesivamente. Esta toma de conciencia de esta similitud entre el todo y la parte me dio la idea central de la pieza : una obra de varios movimientos con los movimientos interiores llamados fieltro , metal y madera , y con la instrumentación elegida para que coincida esencialmente con los materiales para cada movimiento . Los movimientos externos se compusieron para todo el conjunto .

 La pieza comienza con “Preludio”, una muy breve obertura de concierto , con material que prefigura cada uno de los movimientos posteriores. Si escuchas algo que te gusta en el “Preludio”, probablemente lo oirás más desarrollado en los siguientes movimientos. (A la inversa , si  no se escucha absolutamente nada que te guste en el ” Preludio”, usted puede prepararse  para una “larga noche”).

 El segundo Movimiento es un estudiosobre las teclas del instrumento , por lo que incluye un montón de fragmentos a gran velocidad ( que requieren dedos rápidos) , un montón saltos grandes de notas ( para mostrar lo que los diferentes campos de la saxo pueden producir con un mínimo movimiento de la dedos ), y un poco de digitación alternativa . En el saxofón, el intérprete puede tocar el mismo terreno de juego mediante el uso de diferentes combinaciones de teclas , y cada combinacion de digitación resulta en un color ligeramente diferente. En este movimiento , usted escuchará las notas que se realizan con el cambio de digitaciones repetido , así que el color va a pasar de una nota a otra. La otra pregunta – además de ” ¿ de qué está hecho un saxofón hech” – que quería considerar al escribir el concierto fue , “¿ qué hace un saxo; el ” Movimiento 2 , ” fieltro “, responde a esa pregunta con un ” bueno, el saxo puede reproducir algunos sonidos extraños . “Con esa  locura de juego y digitación, llenamos unos peculiares cinco minutos.

 En el tercer movimiento  tres, nos encontramos las respuestas a la misma pregunta pero conreferencia al “metal”, “el saxo alto puede tocar bonito”. Este movimiento , escrito principalmente para la percusión y los metales , es un lugar tranquilo , un contraste lírico a la extrañeza que le precedió.

Parecía tonto escribir un concierto de saxo y no tratar con el hecho de que el saxo se oye a menudo simplemente tocando una canción en un ambiente íntimo – por ejemplo, en un club de jazz.  El Movimiento cuatro, “madera”, en realidad es sólo eso: una simple canción . La escritura aquí es , como era de esperar , para instrumentos de madera (incluyendo flautas , que no están técnicamente hechas de madera hoy en dia), contrabajo , arpa , piano, marimba , y – como en cada movimiento – la sección de saxos . Mi pieza  que llevó al encargo del concierto para saxofón fue una pieza llamada ” Redline Tango “, y en concreto, el solo de saxo soprano que estructura este movimiento. Tengo que reconocer que , este movimiento , sí, es un tango.

Finalmente llegamos al “Finale “. Antes de nada, un poco de historia. Mi profesor en la universidad fue un compositor llamado John Corigliano . Antes de que yo estudiara con él , una de mis piezas favoritas era su Concierto para clarinete. No es sólo una pieza espectacular, sino, al menos para mi, uno de los más grandes conciertos de viento que se hayan escrito. Cuando me llegó este encargo, el concierto de Corigliano proyectaba una muy intensa sombra sobre mí. ¿Cómo iba a escribir un concierto siquiera cercano a la calidad de ese trabajo ?

Bueno, yo no podía hacerlo,  así que robé su trabajo. “Finale ” comienza con una cita casi directa del concierto de clarinete de  John Corigliano . Con el fin de hacerlo lo más “meta” que fuera posible , mi propuesta es de hecho una cita de una cita . Estoy citando el tema de Corigliano ,, en estos 6 compases , en el que cita una obra del compositor del siglo XVI Giovanni Gabrieli, ” Sonata Pian e Forte. ” Después de mi pequeño homenaje a mi maestro, la parte solista se enfrenta a, aproximadamente cuatro minutos, de virtuosismo “nos stop”. Aquí mi respuesta a la pregunta ” ¿qué hace un saxo? ” La respuesta es,  simplemente : “Bueno, el saxo puede tocar cositas mostruosamente complicadas”. Hasta aquí las palabras del compositor.

PARADA EN MÉXICO

Y bajamos un poco al sur, a ese maravilloso crisol que es México, al que quien esto escribe le profesa auténtica devoción y nos vamos para oir una de las piezas claves de su cultura musical del siglo XX. Recordemos que el pasado siglo en este inmenso país fue culturalmente apasionante en todas las disciplinas artísticas y la música no podía ser menos. El México del siglo XX se mueve en una encrucijada en la que se construye su identidad de un modo poliédrico: la conciencia y el orgullo del mítico pasado y de la importancia de los indígena en su cultura se mezcla a la fuerza influencia española (recordemos que México fue uno de los lugares predilectos de los exiliados españoles entre otros nuestro Buñuel) y desde luego la presencia en el norte de ese coloso llamado USA tampoco pasa desapercibida como tampoco lo hacen los propios movimientos revolucionarios que en México germinan (siguen germinando)  a su manera. Todo ello unido a algunas décadas de prosperidad económica creó una ebullición cultural de la que esta obra no es ajena.

Huapango es una obra sinfónica del compositor mexicano José Pablo Moncayo, estrenada en 1941 y probablemente la más conocida de dicho compositor, fuertemente asociada a la producción cultural y audiovisual nacionalista de México, a tal punto que en dicho país ha sido llamada el segundo Himno Nacional Mexicano. Fue compuesta a partir de la reinterpretación de los ritmos tradicionales del huapango, principalmente veracruzanos, y de piezas de dicha región como El siqui sirí y El Balajú.

Fue estrenada el 15 de agosto de 1941 en el Palacio de Bellas Artes, ese bello teatro al final de la calle 5 de mayo y tan cerca de Garibaldi, y fue interpretada por la Orquesta Sinfónica de México, bajo la dirección del, también compositor,  Carlos Chávez.

La situación que provocó la composición de esta obra es la siguiente: un músico en formación con un maestro legendario: José Pablo Moncayo y Carlos Chávez. Este le asigna como tarea dirigirse a  Alvarado, Veracruz, a hacer un levantamiento directo de la música de los huapangueros; ahora sí que a tomar nota al pie de la letra de las producciones, cuántas veces improvisadas, de aquellos creadores. El músico en formación hizo la tarea, sólo que como un profesional; con ella en las manos se dedicó propiamente a componer. Tomó de sus fuentes sólo tres sones: El Balajú, El Siquisirí y El Gavilancito. Retomó de ellos además del espíritu el ritmo, ése que nos seduce cuando lo escuchamos. Pueden reconocerse las partes dinámicas y las partes delicadas, el arpa, el diálogo entre trompeta y trombón, el frenesí del virtuoso zapateado, el escándalo final de júbilo (que oímos a los huapangueros con exclamaciones y gritería en Veracruz): pero Balajú, Siquisirí y Gavilancito no están en ninguna parte. La obra no repite los temas a lo orquestal. No es un arreglo. La obra es otra cosa. Es toda una creación. José Pablo Moncayo bautizó a su obra como Huapango, en honor del son típico de la tierra de su inspiración.

 Y UNA PRIMERA FIGURA MUNDIAL (ESPERANDO EL BIS)

Podríamos decir que estas notas tratándose de un concierto de la Banda Sinfónica del CSMA y de MIquel Rodrigo quedarán siempre incompletas porque el maestro siempre guarda interesantes (y nada tópicas) sorpresas en la manga para el final del concierto, pero para eso tendremos que esperar al domingo y seguro que Miquel Rodrigo nos lo explicará “viva voce”. Pero si que nos queda por hablar de la obra que cierra el programa que no es otra que el Concierto nº 3 para banda sinfónica de Ferrer Ferran. Ferrer Ferran ya estuvo presente en el concierto de la Wind Orchestra Zaragoza como uno de los autores mas importantes del mundo de música para banda y aqui vuelve y lo hará además fisicamente ya que estará en Zaragoza un dia despues del concierto para estar presente en la grabación de esta obra por parte de la banda del CSMA. Una vez más el laureado compositor ha elegido a la banda académica aragonesa para llevar al disco sus obras y eso nos debe servir para valorar la gran trascendencia de esta banda.

Damos la palabra de nuevo al propio compositor para que nos hable de su obra.

“Una frase de escritura misteriosa va a generar un concierto de una gran magnitud sonora y técnica. Manteniendo la forma del “concierto” y desarrollando minuciosamente en todas su vertientes la inspiracion del motivo de la obra, este va a situar en evidencia a todos los cómplices de la interpretación, por su virtuosidad y responsabilidad al afrontar tal empeño y cuidadosa partitura, construida con el máximo detalle de expresión.

Una composición atrayente, delicada, misteriosa y ampulosa es el resultado de dicha conjugación, combinando con arte, habilidad y maestría todos los elementos colorista que dispone la orquesta de viento, conjugados con la percusión.

Grandiosidad, tensión, misterio, esplendor, delizadeza y dulzura podrían er los términos que muestra este concierto nº 3 para gran Banda Sinfónica”

Hasta ahí las palabras del compositor sobre esta obra que fue estrenada en julio del pasado año por la Banda Sinfónica de la Unió Musical de Lliria en el Palau de la Música de Valencia.

Un programa apasionante de principio a fin, que además seguro termina con un fuerte sabor local.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s