DEL MÚSICO COMO ARTISTA INTEGRAL

 FICHA DEL CONCIERTO

Albert Guinovart, piano. Obras de Chopin, Debussy y Guinovart.XVI Ciclo de Grandes Solistas Pilar Bayona. 13 de diciembe

Viendo el programa del concierto que cierra una edición más (la número dieciséis) del Ciclo de Grandes Solistas Pilar Bayona, el que escribe estas líneas se siente confortado por  varias cosas; en primer lugar porque se siga rindiendo homenaje cada 13 de diciembre a la genial pianista zaragozana y por otro lado porque el homenaje de este año tiene dos características muy especiales: la primera que está ofrecido por un artista de los más completos del panorama español de los últimos años, alguien que a su carrera como pianista ha sumado un buen número de composiciones y se ha consolidado como un músico integral, creo que ese carácter integral del músico es algo a reivindicar pues enlaza con la mejor tradición musical de la historia de occidente y porque se acerca a una integración de la música con las demás artes, algo que hoy en día parece, como mínimo, tan necesario como siempre. Por otro lado, en segundo lugar y como consecuencia directa de lo dicho anteriormente es  muy de agradecer que se incluya un estreno de una obra dedicada a Pilar Bayona; esto sin duda refuerza el carácter vivo del homenaje que supone este ciclo.

Viendo el programa además tenemos una fuerte impresión de encontrarnos ante un programa coherente en la línea de unir obras que tienen en común un sentido formal abierto, ese sentido que tan bien define el piano en le romanticismo empezando por su apóstol fundamental que no es otro sino Federico Chopin.  El programa se abre con un grupo de obras de ese tipo que empieza por la Fantasia Impromtu, Opus póstumo 66 en do sostenido menor que fue compuesto por Chopin en 1834.  Se trata de una de las piezas más interpretadas de Chopin,  que está basada en una melodía que fluye en do sostenido menor. A pesar de su belleza y  su carácter de fantasía parece ser que Chopin no tenía la intención de mostrar esta pieza al gran público. De hecho,  hay documentos que indican que le había pedido a su amigo, Julian Fontana, que quemara la partitura después de su muerte.

Se ha argumentado  que la razón para querer esa destrucción era que se asemejaba a la sonata  “Claro de luna” de Beethoven. Chopin parece que era consciente de ese hecho y se abstuvo de  publicar  la obra para evitar cierto tipo de críticas. Sin embargo, seis años después de la muerte de Chopin, fue publicado por Julian Fontana. La pieza está plagada de polirritmias, la mano derecha toca semicorcheas mientras que la izquierda toca tresillos. El tempo inicial indicado es allegro agitato y luego cambia a largo y más tarde, cuando cambia a re bemol mayor, a moderato cantabile. Re bemol mayor es una tonalidad enarmónica equivalente a la tonalidad más oscura de do sostenido mayor. Después vuelve al tempo inicial al continuar en do sostenido menor. Termina con un final fantasioso de una forma misteriosa y tranquila en el que la mano izquierda repite las primeras notas del tema de la parte moderato cantabile y la mano derecha sigue tocando semicorcheas.

El segundo impromptu en fa sostenido mayor op. 36 que oiremos a continuación  fue compuesto en 1839 es decir, es posterior al que oiremos en primer lugar aunque fue  publicado al año siguiente en Leipzig y simultáneamente en París y Londres. Se trata de un andantino en el que la sección primera es de un sobrio lirismo y de calma expresiva, mientras que la segunda es animada, en marcado contraste. El paso de una a otra sección se hace por medio de un pasaje de transición, en crescendo, que desemboca en el nuevo ámbito expresivo con tonalidad de re mayor para, al finalizar la obra, retornar a la quietud del comienzo.

las dos Polonesas, op. 26 no son las primeras de  Chopin, pero sí las que se presentan como tales, tras varias juveniles. se dan dos episodios, el de la polonesa propiamente dicha y el de la introducción y cierre. la primera, en do sostenido  menor, es todavía dulce y lánguida, como si fuera un nocturno.

Chopin escribió a lo largo de su corta vida hasta veintiún nocturnos para piano. Entre ellos se encuentran algunas de sus piezas más conocidas. No se publicaron todos reunidos en un mismo conjunto de piezas, sino que pertenecen a varios números distintos de opus y algunos incluso fueron editados póstumamente. Los tres primeros nocturnos se encuadran en el Op. 9; los tres siguientes, en el Op. 15; en el siguiente, el Op. 27, hay sólo dos, igual que en los Op. 32, Op. 37, Op. 48, Op. 55 y Op. 62. Además, hay un nocturno en el opus póstumo 72 y hay otros dos nocturnos sin ningún número, uno en do sostenido menor y el otro en do menor. Los dos nocturnos que conforman el Op. 27 están dedicados a la Condesa de Appony («à la Comtesse d’Apponý»). Chopin compuso ambos durante el año 1836, pero su publicación no se produjo hasta 1837. El segundo nocturno del Op. 27 está compuesto en la tonalidad de re bemol mayor. Es de una gran sofisticación y a menudo se le conoce también por el título de Nocturno Condesa. En contraste con su compañero de opus, el n.º 2 presenta una estructura binaria. Es igualmente uno de los nocturnos más conocidos del compositor. El nocturno op 48 1 es la culminación del ciclo de los nocturnos y lo hace una manera casi a modo de gran marcha fúnebre, con una solemnidad que hace pensar en que el nombre de nocturno se ha visto superado por la fuerza de la música. El gran vals en la bemol op 42. Es una muestra más de ese estilo libre que estamos comentando, el nombre de vals viene del compás de ¾ pero que nadie espere obras para ser bailadas, se trata de música de concierto, como toda la que Guinovart nos interpretará de Chopin, libertad formal, romanticismo expresivo y virtuosismo puesto al servicio de su fino sentido melódico y poético son al final las claves de la parte chopiniana de este recital.

La Suite de Debussy ‘Pour le piano’,  fue compuesta en 1901, es una obra de transición que  no tiene  aún el lenguaje que Debussy logrará  al piano en años posteriores pero si que empieza a mostrar diferencias respecto a sus obras compuestas antes del cambio de siglo, estamos pues en el nacimiento del lenguaje impresionista. La Sarabande es ligera e introspectiva y está flanqueada por el Prélude y una Toccata que requiere un gran virtuosismo por parte del ejecutante. Inusualmente, cada uno de los tres movimientos lleva su propia dedicatoria:

Prélude – à Mademoiselle M.W. de Romilly

Sarabande – à Madame E. Rouart (née Y. Lerolle)

Toccata – à N.G. Coronio

Respecto a las obras del propio Albert Guinovart decir que al preguntarle al maestro si quería ofrecernos algún texto explicativo sobre su obra como hacemos cuando tenemos acceso a los compositores nos dijo que lo mejor que quería poner era su propia música, grabaciones que están tanto en youtube como en su propia web. El maestro Guinovart se encuentra cómodo en su doble faceta de compositor y pianista y nos presenta una obra que sin renunciar al lenguaje actual tiene mucho de homenaje directo a los grandes compositores del pasado que interpretará. Guinovart ha sabido moverse cómodo en el piano, un instrumento que conoce y domina y eso le hace que a su música no le falte ningún recurso que explotar dentro de las amplias posibilidades que tiene este instrumento, tan especial y que tanto tiene sino de rey (le dejamos el título al órgano) si de príncipe de la música. Es de agradecer y especialmente apropiado que Guinovart incluya en su programa un nocturno dedicado a Pilar Bayona. Un año más será un trece de diciembre cuando en nuestro auditorio se la recuerde cerrando este ciclo en el que ya le han rendido memoria los más  grandes pianistas de varias generaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s